Quienes somos

Domenica Bertolusso y Beppe Montanaro, fundadores de la empresa, comenzaron su trayectoria en el mundo de la trufa en el 1968, comercializando la trufa fresca del Piemonte.Ristorante da Beppe

En aquellos años su restaurante “Da Beppe”, situado en el corazón de la ciudad de Alba, era señalado en la guía Michelin como punto de referencia para los amantes de la cocina a base de setas y trufas.
Tartuflanghe nace en el 1980 como fruto de la inspiración y experiencia de Beppe, madurada a través de un recorrido formativo de gran prestigio: Chef Saucier en los cuceros de los años 1958-1966, profesor de la escuela de hostelería, chef en los restaurante más expertos de cocina típica piemontes y sucesiva apertura de su renombrado restaurante. El nombre “Tartuflanghe” surge de una intuición de Domenica que, en la cocina del restaurante, unió las palabras tartufo con el nombre delle Langhe, territorio célebre por la calidad de este preciado hongo.

Senza-titolo-2Las primeras especialidades a la trufa fueron creadas, para dar la posibilidad a los apasionados de la buena cocina, de disfrutar de la trufa incluso fuera de temporada. Fue justo de esta intuición lo que hace que en 1990, en los laboratorios artesanales de Tartuflanghe fuese creada la primera pasta a la trufa producida en el mundo (premiada en 1992 al Fancy Food Summer Show de New York como el mejor nuevo producto del año), la “Tartufissima”, que literalmente quiere indicar la forma superlativa de la trufa. Después de los tagliolini a la trufa siguieron los risotti ya listos, la polenta y la fonduta con trufa. Las más auténticas recetas de la tradición piemontés preparadas por Beppe, han permitido a la empresa consolidarse desde el principio en el mercado especializado de los productos de alta gastronomía.

En el 2005 fue inaugurado el laboratorio repostería – completamente renovado y ampliado en el 2011 – para la producción de «Trifulòt», Tartufi Dolci d’Alba, célebres praline al chocolate y avellana del Piemonte IGP, que han permitido a la empresa reafirmarse también en el mercado de la confitería de calidad. Cada año, la empresa produce más de 40 millones de praline con la marca Tartuflanghe y para muchas otras marcas privadas.

En estos últimos años Stefania y Paolo han acompañado a sus padres en la conducción de la empresa y han hecho suyo el patrimonio de experiencias madurado por Domenica y Beppe, llevando hacia delante con entusiasmo y nuevas ideas la prestigiosa tradición de familia.

La empresa se enorgullece desde hace años del título “Eccellenza Artigiana”, nombrado por Regione Piemonte, como reconocimiento de sus treinta años de experiencia en el mundo de la artesanía gastronómica de calidad.